La marca Intermeccanica Italia surgió de las cenizas del intento abortado que fue el Griffith Omega basado en el TVR, un coupé diseñado por Bertone. Frank Reisner era un húngaro que vivía en los Estados Unidos y el hombre detrás del Omega, tenía 150 chasis y carrocerías fabricadas en Italia. La prensa especializada lo bautizó como un Ferrari con motor Ford, por sólo 10000$. Con estos argumentos comenzo la comercialización de la nueva marca Intermeccanica. Las influencias americano-italianas tanto en lo referente al diseño como a las motorizaciones, procedentes estas últimas del Mustang V8. Aunque extraño, se ofreció también una transmisión automática obviamente dirigida al mercado americano. En 1967 apareció una versión descapotable llamada Torino. Los últimos modelos tenían carrocería de fibra de vidrio se vendieron bajo las siglas IMX. Las sospechas sobre su baja calidad resultaron ser ciertas y solo se vendieron 1000 ejemplares. Hoy es un coche apreciado por los coleccionistas debido a su rareza e inconfundible estilo.

Vista Trasera

Interior


Versión Convertible

Motor V8, 4949 cc.
Posición Tracción Trasera
Válvulas OHC 2 Válvulas por cilindro
Desplazamiento 4949 cc.
Compresión N/d
Potencia 310 Cv.
Peso 1180 Kg.
Par 385 Nm
Peso/Potencia 262 Cv./ 1000 Kg
Ruedas Delanteras N/d
Ruedas Trasera N/d
Frenos Delanteros Ventilados
Frenos Traseros Ventilados
Transmisión 4 Velocidades Manual / 3 Vel. Automático
Velocidad Máxima 200 Km/h
Aceleración 0-100 Km/h 8,8 seg
Producción Total 1000
Tasación (en buenas condiciones) 20000 €