Ferrari presentó en el Salón del automóvil de París del año 1976 el que fuera su primer coche automático, el 400A. Básicamente no era más que un 365 GT4 2+2 de mismo chasis y suspensiones. Su tamaño era como el del Jagua XJ6 y su diseño, medianamente revisado, de Pininfarina, ayudó a hacerle una forma más compacta. Mantuvo sus faros delanteros ocultos, lo que hizo que pareciese un Daytona actualizado. Bajo su capó se escondía un motor V12 de 4.823 cc.

Su transmisión fue la de General Motors GM 400 Hydramatic que usaban los Cadillac, Rolls Royce y Jaguar de la época. Fue un coche perfecto para el mercado estadounidense pero nunca llegó a exportarse por los altos costes que suponía adaptarse a la legislación.

Una versión manual, el 400 GT se lanzó al mercado el mismo año. Su aspecto era idéntico al automático con un nuevo alerón delantero y unas luces traseras mejorados. Lo más importante para la credibilidad de Ferrari fueron sus prestaciones, capaz de alcanzar los 241 Km/h de velocidad punta. Uno de los aspectos menos destacables era su consumo cercano a los 20 litros a los 100 kilómetros. Al menos al GT podría considerársele un coche practico al ser un verdadero cuatro asientos aunque el espacio para la piernas de los de atrás fuera estrecho.

Vista Trasera

400i Cabrio

Motor V12 4.942 cc.
Posición Tracción Trasera
Válvulas DOHC 2 Válvulas por cilindro
Desplazamiento 4.942 cc.
Compresión 8:8:1
Potencia 253 Kw (340 Cv.)
Peso 1884 Kg.
Par 390 Nm
Peso/Potencia 180 Cv./ 1000 Kg
Ruedas Delanteras N/d
Ruedas Trasera N/d
Frenos Delanteros Disco
Frenos Traseros Disco Ventilados
Transmisión 5 Velocidades Manual
Velocidad Máxima 25 Km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,7 seg
Producción Total 501
Tasación (en buenas condiciones) 30000 €

Otros Automóviles Ferrari: