El 288 GTO nació con vocación competitiva, sin embargo múltiples problemas técnicos, hizo que no llegara a triunfar. Además de las 200 unidades de calle que se éxigian construir para participar en el Grupo B, se fabricaron 20 destinadas íntegramente a la competición. Estas evoluciones alcanzaban los 300 Km/h, y pesaba más de una tonelada. Estaba diseñado siguiendo un esquema tradicional, Porsche sin embargo dotaba a su 959 con una tracción integral. Por otra parte respecto a lo aerodinámico, la evacuación y el descenso de algunas fuentes de calor excesivo, fueron objeto de una investigación exhaustiva. Respecto al motor, eran posibles las evoluciones alocadas. La versión estándar desarrollaba 400 Cv., mientras que las versiones evolucionadas alcanzaban los 550 Cv. El frontal estaba realizado en Composite, lo que le proporcionaba una mayor ligereza. Como curiosidad, uno de estos 288 GTO Evoluzione forma parte del extenso garaje del Sultán de Brunei.
Interior de un Ferrari 288 GTO Evoluzione

Vista Trasera