El Excalibur fue con diferencia el mejor y más exitoso coche nostálgico. Brooks Stevens poseía una empresa líder en el diseño industria y una pasión extrema por los coches de carreras y el estilo europeo. A pesar de intentar fabricar coches de carreras con chasis de Laiser y en varios motores irían de los Willys a los Juguar, no lo consiguió, y en 1964 concibió un coche de carretera al que llamó Studebacker SS, en esencia una réplica de alta calidad del Mercedes SSK, basado en el chasis del Lark Daytona convertible vestido con una carrocería de fibra de vidrio.

Studebacker retiró su apoyo al proyecto, pero la impresionante respuesta del público frente al coche en el Salón del automóvil de Nueva York, hizo que Stevens lo fabricase él mismo. En 1966 el motor Excalibur fue el del Chevrolet Corvette V8 y se ofreció en un sedán de cuatro puertas. En 1970 la fabricación había caído en manos de los hijos de Stevens, David y William, que basaron su Excalibur II en un chasis y un motor mayor, el del Chevrolet 350 V8. Fue muy inteligente por su parte limitar la producción a no más de cinco coches a la semana y así mantener los pedidos y los beneficios.

El Excalibur serie III, de 1975 derivaba directamente del SS original y estaba movido por un motor de gran bloque V8 454. Fue un coche perfecto para los que ansiaban ser diferentes.

Vista Trasera

Motor V8, 4738 cc.
Posición Tracción Trasera
Válvulas OHC 2 Válvulas por cilindro
Desplazamiento 4738 cc.
Compresión N/d
Potencia 215 Kw (289 Cv.)
Peso N/d
Par N/d
Peso/Potencia N/d
Ruedas Delanteras N/d
Ruedas Trasera N/d
Frenos Delanteros Ventilados
Frenos Traseros Ventilados
Transmisión 4 Velocidades Automático
Velocidad Máxima 201 Km/h
Aceleración 0-100 Km/h 7 seg
Producción Total 1848
Tasación (en buenas condiciones) 30.000 €