Al igual que en los rallies, los campeonatos de turismos avanzaron hacia una nueva dimensión con vehículos más específicos que se diseñaban expresamente para la competición. Tras el éxito del “Batmovil”, BMW no podía presentar al grupo V un automóvil de competición derivado de la pesada y poco aerodinámica Serie 6, sustituto natural del 3.0 CS del que derivaba el “Batmóvil”. Para ello Motorsport creo apoyandose en el prototipo Turbo, el M1. El M1 Grupo V se diseñó para pelear de tú a tú contra los Ferrari y los Porsche que dominaban el campeonato mundial de Gran Turismo. La nueva bestia de Munich equipaba un motor de 3.2 litros y 6 cilindros en línea equipado con doble turbo que llegó a desarrollar más de 800 Cv.. El nuevo M1 se probó en Silverstone, Goodwood y Snetterton, mejorandose poco a poco la aerodinámica del coche. El M1 para el Grupo V tenía reminiscencias del “Batmóvil”, el kit de carrocería construido en fibra de vidrio, se caracterizaba por un gran alerón, aunque en este caso no estaba integrado en la carrocería. El M1 Gr. V compitió en 1979 y 1980 en el Campeonato Mundial de Turismos y en la IMSA americana. Se fabricaron dos unidades, que fueron reconstruidas tras diversos accidentes.

Imágenes del BMW M1 Procar