No nos confundiríamos si lo bautizaramos como el “500 Alemán”. El Fiat 500 Nuova, aparecida en 1952, fue el punto de comienzo para el desarrollo de microcoches pensados para motorizar al viejo continente tras la segunda Guerra Mundial. El Escarabajo le robó protagonismo al BMW 600 Isetta, sin embargo son muchos los aficionados a este grácil automóvil cuyo precio ronda los 10000 €.

Isetta de dos plazas

En 1955, BMW tenía graves problemas económicos, la razón, los vetustos automóviles de 6 y 8 cilindros. Bajo licencia Iso (de hay su nombre) comenzó a realizar el 600 (aludiendo a sus 582 cm3 de cilindrada). El motor era monocilíndrico de 4 tiempos derivados de los que equipaban las motos de baja gama de la marca bávara. Originalmente el BMW “Isetta” tenía sólo dos plazas, inicialmente fue un éxito, pero en 1957 BMW se decidió a lanzar un modelo de 4 plazas, el Doppelisetta, que fue presentado en 1957. En modelo doble, era igual que un Isseta pero con 20 centímetros más de batalla y una nueva puerta en el lado derecho por la que podían acceder los pasajeros. El habitáculo era muy luminoso, sin embargo, esto traía consigo un sofocante calor en su interior que se podía mitigar bajando las ventanillas laterales delanteras y traseras.

La carrocería Bicolor era muy habitual

La carrocería está realizada en acero, y el chasis con tubos cuadrados. Su motor era muy experimental, era u motor derivado de las motocicletas, de 582 cm3 y 19,5 Cv. La ventilación del motor se hace a través de un ventilador situado sobre el eje de la transmisión. El cambio de cuatro marchas era totalmente nuevo. Las suspensiones son de ruedas independientes las anteriores con brazos longitudinales con recorrido limitado y muelles helicoidales con instalación Dubonnet para reducir la altura. Las posteriores disponen también de brazos triangulares, también con muelles helicoidales.

Pequeño motor bicilíndrico de 4 tiempos

El interior es cómodo a pesar de sus reducidas dimensiones, sin embargo la falta de maletero, mas allá del hueco existente entre los asientos traseros y el portón es un gran inconveniente. La línea curva y rechoncha del Isetta, le hizo rápidamente ser muy valorado por el público, a pesar de esto se trataba de un automóvil caro y sólo estuvo en producción el tiempo necesario para preparar el BMW 700.

Vista Trasera