Tambien llamado “ojos de rana”, el Austin Healey Sprite fue un encargo de Leonard Lord presidente de la EMC al ingeniero Donald Healey, Lord quería un spider pequeño y económico. El Sprite tenía que usar componentes mecánicos de otros modelos como por el ejemplo su motor que provenía del Austin A35, aunque algo potenciado. El resultado fue un spider muy original, se asemejaba a un Cobra en miniatura. El Chasis de bloque de chapa soldada fue idea de GeoffreyHealey, hermano de Donald y la carrocería, fue diseñada por Gerry Coke. El nombre definitivo, no pudo estuvo en consonancia con la originalidad del diseño, Sprite, “Duende” en español. El pequeño Healey Sprite fue presentado en el Salón de Montecarlo en 1958. Hasta 1961 se fabricaron más de 40000 ejemplares. Fue todo un éxito no sólo en Europa, sino también en Estados Unidos, donde el Healey Sprite se convirtió en todo un icono.

Vista Frontal y Trasera

1960 Austin-Healey Sprite

La manejabilidad como pueden presumir los lectores, es de cinco estrellas, a pesar de tener un motor de 948 cc. con 47 Cv. de potencia, su peso de sólo 650 Kilos lo hacían un coche muy divertido de conducir. Podía alcanzar los 150 Km/h sin problema, aunque rápidamente aparecieron kits para potenciar el motor, es una cifra más que suficiente a juzgar el ruido que produce el motor a altas revoluciones, ensordecedor e incluso desagradable para quien se encuentre en su habitáculo.

Su ligereza y maniobrabilidad, lo llevaron a participar en rallies de la época. El instrumental es muy completo, y hoy por hoy es una de las piezas de repuesto más caras, tanto que muchos propietarios han decidió sustituirlo por otros “artesanales”. El volante de dos radios original, es otra de las piezas que han sido sustituidas en la mayoría de Healey Sprite, dado a que es muy incómodo para la conducción en ciudad. Por lo demás su interior es muy sencillo, dejando incluso a la vista parte de la carrocería.

Interior

El motor de Austin Healey Sprite es el mismo que montaba el Mini desde 1956 a 1992, se trata de un motor sencillo, que el propietario, con unas nociones básicas de mecánica puede mantener sin problemas. Uno de los problemas más comunes de este y otros clásicos, es el óxido de la carrocería, si se va a adquirir un Sprite se debe comprobar no sólo el guardabarros, sino también el espacio de la batería o las junturas de las suspensiones. Por último recordar que existieron dos versiones del Sprite, una Americana con parachoques delanteros cromados y franjas blancas en los neumáticos y la Europea sin estos elementos. Es relativamente fácil de encontrar un Sprite a la venta al ser un automóvil muy popular, su precio suele estar cercano a los 15.000 €, sin embargo hay que cerciorarse bien del estado de la chapa, el instrumental y la capota, ya que son elementos cuyos recambios alcanzan precios desorbitados. En total se fabricaron 48999 unidades, en 1961 se sustituyó por el MK II, que ya nada tenía que ver con el simpático “ojos de rana”, la serie Sprite se mantuvo en producción hasta 1971, compartiendo protagonismo con el Midget.

El modelo americano montaba parachoques cromados y franjas blancas en los neumáticos

Motor S4, 948 cc.
Posición Delantera
Válvulas OHV 2 Válvulas por cilindro
Desplazamiento 948 CC.
Compresión 8:3:1
Potencia 44 Cv.
Peso 664 Kg.
Par 71 Nm. @ 3000 Rpm.
Peso/Potencia 67 Cv./ 1000 Kg
Ruedas Delanteras N/d
Ruedas Trasera N/d
Frenos Delanteros Ventilados
Frenos Traseros Ventilados
Transmisión 5 Velocidades Manual
Velocidad Máxima 150 Km/h
Aceleración 0-100 Km/h 14,9 seg
Producción Total 49999
Tasación (en buenas condiciones) 12.000 €

Etique