El Adler Rennlimousine fue diseñado para participar en grandes competiciones como Le Mans o Spa en 1937. Sus carrocería aerodinamica montaba un motro de 1,5 litros diseñado por Adler. El objetivo era ganar en estas carreras en la sección de 2 litros. Alcanzaba los 150 Km/h de velocidad máxima. En 1938 participó en Le Mans con el número 33, conducido por Otto Lohr y el Conde Paul Von Gilleaume finalizando en la septima posición general y primero en su clase. Años más tarde Adler pasó a formar parte del imperior Auto Union. El Adler Rennlimousine ganó el Concurso de Elegancia de Pebble Beach de 1996.

Adler Rennlimousine