El modelo Type 55 fue diseñado en 1932 por Jean Bugatti y estaba disponible en dos carrocerías, Coupé y Roadster. Sólo se fabricaron cuarenta unidades, usando principalmente piezas sobrantes de otros Bugattis que fracasaron. Su exquisita carrocería bicolor unido a un inigualable motor lo convirtieron en un automóvil de Gran Prix deseado. El chasis era el mismo que el que montaba el Type 47 de carreras de dieciséis cilindros tras pasar por el igualmente estrepitoso Type 54, al que se le incorporó el magnífico motor del Type 51.

Algunos Type 55 fueron carrozados por artesanos, aunque la mayoría salieron sin puertas de la fábrica de Bugatti en Alsacia. Los coupés cerrados son extraordinariamente raros. Los complejos motores de estos automóviles, unido a la escasez de piezas , hace que su mantenimiento sea muy caro, pero cada uno de los Type 55 existentes son conservados como autenticas obras de arte.