Chrysler Corporation tardó su tiempo en responder al increíble éxito del Ford Mustang, el Chervrolet Camaro o el Pontiac Firebird. A pesar del buen hacer del Dodge Charger, el coche era demasiado grande y no tenía el mismo atractivo que aquéllos para un mercado de masas. El Challenger y su modelo hermano, el Playmouth Barracuda, fueron los que se suponía tendrían que cambiar la situación.

El Challenger era una reinterpretación del Mustang venida a menos. Un coche de buen ver que se podía adquirir como convertible o coupé en un modelo estándar o versión R/T con el que la marca ofrecía algo más al comprador entusiasta, que quería algo más que simple imagen. Se fabricó durante más de cuatro años en los que fue cambiando su motorización. Primero fue un 6 cilindros, luego un V8 de 5,7 l y 150 Cv. que sería modificado para dar pie al legendario Hemi de 7 l y 425 Cv., el estándar fue el 7,2 l y 375 Cv. A diferencia del Mustang en los Swinging Sixties, el Challenger consiguió gran éxito gracias a su consumo contenido y calidad de construcción. En 1970 la crisis energética y las nuevas reglas de emisión de gases hicieron que el coche se dejase de fabricar.

Versión RT

Challenger RT

Motor V8, 6981 cc.
Posición FWD
Válvulas N/d
Desplazamiento 5340 cc.
Compresión 10:25:1
Potencia 316 Kw (425 Cv.)
Peso 1724 Kg.
Par 559 Nm
Peso/Potencia 246 Cv./ 1000 Kg
Ruedas Delanteras N/d
Ruedas Trasera N/d
Frenos Delanteros 254 mm Ventilados
Frenos Traseros 254 mm Tambor
Transmisión 4 Velocidades Manual
Velocidad Máxima 230 Km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6 seg
Producción Total 188.606 (Total Challenger)
Tasación (en buenas condiciones) 40.000 € (RT)